Buscar este blog

viernes, 29 de junio de 2012

Todos los grandes pueden llegar a caer, si....

... si energía parte de una idea equivocada, y sus motivaciones son mezquinas.....

domingo, 24 de junio de 2012

Anécdotas de piscina

Estuve evocando las sensaciones desde hace semanas. Me había regodeado en cada una de ellas. Mis brazadas, mis movimientos de cadera, mi respiración, la falta de movimientos potentes en las piernas. Cada metro que avanzaba era un metro que estaba más cerca del objetivo. Siempre que el cronómetro hacía acto de presencia, se rendía a mis avances, de todas formas, dejaba muy clara su fortaleza, y que por mucho que yo rebajara los tiempos, todavía quedaban marcas insuperables, unos segundos que no se reducían a pesar de todos mis intentos.

Hace unos días todo parecía que el aparato había claudicado. Conseguí unas pequeñas victorias que presagiaban un éxito. Allí, tranquilo, ya por fin en sosiego, me gustaba pensar que las cosas se acercaban a la palabra éxito.

Hoy, en poco más de 30 segundos, poquísimo más, tan poco que casi es una ofensa tenerlo en cuenta, pero por desgracia, ese poquito más, esa insignificancia, era determinante para el resultado.

Allí, sometido, a esa circunstancia, tuve que claudicar.

Aun puedo llegar a tocar la perfección del momento, aun sigo puliendo los detalles que lo convirtieron en imperfecto, pero como sigo insistiendo, ya no es importante, porque una vez pasado, ese instante no vuelve, y digas lo que digas, y pienses lo que pienses, todos los futuribles que pongas por delante, no sé si en otras dimensiones, como dice la teoría de cuerdas, pero en esta "cuerda", en particularel resultado ya podrá cambiarse.

Ahora, horas después, reflexionando sobre ello, sobre un momento de mi vida, y preguntándome como lo encajaré en unos años, ¿será sólo algo anecdótico?, o en cambio será lo que defina el resto de mi vida.

Dentro de 15 o 20 años, está claro que tendré una respuesta más que clara.



Las dudas o cuestiones sobre como afectan los momentos a la vida y trayecto de cada uno en la misma, son constantes, evidentes para todos los que tomamos decisiones, y no todas ellas permiten conseguir objetivos a la primera, o a la segunda, o a la vigésimo cuarta.

En definitiva, que la vida sigue.... sería la mejor manera de terminar este post...



y como siempre digo ¿y tú qué opinas....?