Buscar este blog

viernes, 19 de octubre de 2018

Algo sobre Frida



No te voy a pedir que me des un beso.
Ni que me pidas perdón cuando creo que lo has hecho mal o que te has equivocado.
Tampoco voy a pedirte que me abraces cuando más lo necesito, o que me invites a cenar el día de nuestro aniversario.
No te voy a pedir que nos vayamos a recorrer mundo, a vivir nuevas experiencias, y mucho menos te voy a pedir que me des la mano cuando estemos en mitad de la ciudad.
No te voy a pedir que me digas lo guapa que voy, aunque sea mentira, ni que me escribas nada bonito.
No voy a pedirte que aparezcas en la puerta de mi casa con una rosa como tanto me gustaría.
Tampoco te voy a pedir que me llames para contarme qué tal te fue la noche, ni que me digas que me echas de menos.
No te voy a pedir que me rías las gracias, ni que hagas el tonto conmigo cuando mis ánimos están por los suelos, y por supuesto, no te pediré que me apoyes en mis decisiones.
Tampoco te voy a pedir que me escuches cuando tengo mil historias que contarte.
No te voy a pedir que hagas nada, ni siquiera que te quedes a mi lado para siempre.

Porque si tengo que pedírtelo, ya no lo quiero.



FRIDA KAHLO

Esa energía que se pierde.... en pensamientos de desasosiego...



En muchas ocasiones la tristeza te embarga. Navegas hacia la tormenta aun a sabiendas de que el temporal hará zozobrar tu pequeño bote.
Allí, en la soledad, mientras todo se resquebraja dices, ¿por qué?... es curiosa esa sensación. La soledad que no quieres compartir. Una doble moral vigila tus movimientos. Por un lado demandas cariño, cercanía, conversación, abrazos; por otra, te alejas de todo, desdeñas a las personas, y no aceptas ni un soplo por caridad.

Escuchas tus propios desvaríos, que hartos de motivación siguen su camino, proyectando su sombra en cada movimiento que haces. Querrías hablar de ello, y a la vez, no toleras a nadie.

Estabas triste. Simplemente. Y mimoso, caprichoso, impertinente, sabes que nadie te aguantaría... por qué buscarlo....

...ahora, agotado, cierras los ojos. Sabes que mañana ya no estará, o tal vez si.

Hasta mañana. Un saludo desde África.

lunes, 15 de octubre de 2018

Una frase cada día

Gracias, de verdad, gracias por siempre estar ahí.