Buscar este blog

viernes, 8 de enero de 2010

Feliz Cumpleaños

Bueno, ya son 3 años dando aquí testimonio del funcionamiento de mi cabeza, de las intrigas de mi espíritu, del paso del tiempo, de como todo, hasta lo más insignificante se merece un ratito de nuestra atención, de vuestra colaboración, de muchos acontecimientos, algunos tristes, otros alegres, de muchos temas que tengo pendientes y algo abandonados.

3 años para poder decir que no me lo imaginaba así cuando empecé.
3 años dándole a la tecla por el único placer de compartir.
3 años ya, que buscando un nombre para esto, me di cuenta cuánto me quedaba por hacer.
3 años, en definitiva, que nunca olvidaré.

Feliz cumpleños a todas las mentes ajenas, por vosotros puedo sentirme uno más.

GRACIAS.


Enlace del primer día de trabajo en MentesAjenas

¿y tú qué opinas?

lunes, 4 de enero de 2010

Pequeña aclaración...

En ciertas situaciones, no lo voy a negar, me encanta el poder sobre las otras personas, el poder de hacerles cambiar de idea, de romper su concentración, de "vencerlos", de cambiar sus ideas, de hacerlos pensar, de conquistarlos, de llamar su atención, de convencerlos, de que me escuchen, de seducirlos....

...y todo eso, cuando me doy cuenta, varias veces al día que no tengo casi poder sobre mi mismo,

ni puedo hacerme cambiar de idea,
ni puedo concentrarme,
ni puedo vencerme
ni puedo pensar en lo que quiero,
ni puedo conquistarme,
ni puedo llamar mi atención sobre lo realmente importante
ni puedo convencerme,
ni puedo escucharme,
ni puedo seducirme.


Terrible descubrimiento esta ironía de la vida. Todos queremos poder sobre los demás, porque hemos de admitir que no tenemos ningún poder sobre nosotros mismos.

Hoy por ejemplo, es una prueba de ello, de ambos. De mi poder sobre otros y mi falta de poder sobre mi mismo.

¿y tú qué opinas?

Dia de pasatiempo...


Uno dice a veces, "me gustaría... bla bla bla", y lo mejor de todo, es que ese "bla bla bla" se cumple en la mayoría de esas veces.

No me preguntes por qué, pero debo de ser de esos que cumple con la ley de atracción.

Tras unos comienzos un tanto extraños, ¿qué queda?. Queda apostar porque van a ser mejores. Como decía Kevin Kostner en el Cartero, "las cosas mejoran, las cosas mejoran cada día".

Ahí estoy yo. Soñando, pensando, deseando, y de repente, bofetada, se cumple. Debería decir que estoy contento con ver, observar, saborear que realmente lo que deseo se cumple, pero leche, voy a tener cuidado con lo que se desea.

Quería desconectar, quería que otras cosas llenaran mi mente, quería, digamos como cuando cambias tu ropa de verano y llenas tus armarios con la ropa de invierno, y mira tu por dónde, no solo he cambiado la ropa, si no que hasta me he mudado de casa, por seguir con el simil.

Ahora no solo me siento desconectado, no solo percibo que aquello que era importante ya no lo es, sino que es como si hubiera sido hace años. Mi cabeza no solo está llena de otras cosas, de otras ideas, sino que cuando piensa, ha de tratar de recordar, ha de esforzarse, como rebuscando, como diciendo, ¿en qué caja he metido esto?.

No se por qué suceden ciertas cosas, debería estar contento por este estado, por esta visión, por esta falta de nexos, pero..., no es que quiera ser, digamos, aguafiestas, pero algo de tristeza lo invade todo.

Tal vez, la tristeza es lo último que se lleva el tren, tal vez, la tristeza no deja de ser la conexión que te permite, ante todo, sentir que alguna vez pusiste tu empeño en algo.

Hoy, con varios acontecimientos, realmente desmotivadores, llenos de lo que yo llamaría "vaya problemas se inventa la gente, como se nota que no tienen problemas reales", allí estaba yo, gastando mis conversaciones con los amigos, de temas banales, intrascendentes, pero con esa pequeña carga emocional que te une con los mismos, y pensé, "Deseo cumplido", ¿querías desconectar?, "Toma desconexión", toma ley de la atraccion. Me pregunto, si soy tan poderoso, por qué la tristeza. Por qué preocuparte ni lo más mínimo por las soplagaitadas de estas personas qué hoy mostraron una vez más que por mucho que la gente te haya dado ya, todavía te pueden sorprender con nuevas y más interesantes soplagaitadas.

Señores, cómo se nota que ahora mi cabeza está más despejada, porque ya la llenan soplagaitadas, me sonrío sólo de escribirlo, si hace unas horas levantaba dolores de cabeza, ahora me siento tan despejado, que las problemáticas de estas personas, siendo como son banales y sin sentido, ahí las dejo, mejor dicho, aquí quedan, sin pensarlo, abandono.

UFFF, esto ni lo pienso revisar, que soy capaz de releerlo y borrarlo todo.

Escribir, interesante desahogo.

¿y tú qué opinas?